Flashes de vacaciones. ¿Cuántos veranos más para la Humanidad? El Paraíso puede esperar

De Orazio Valenti

Quien sabe…alguno de nosotros puede recordar…

El gerente que, habiendo dado la llave del Maserati al sirviente, se desabrocha su camisa, molesto por la transpiración, se reclina en su silla en el deck al borde de la piscina y, mirando a través de sus anteojos oscuros, ve a través del cerco de madera, a la playa, donde una feliz familia cuida con afecto mesurado al niño que juega en la arena. Poco después, volviendo a su trago, siente como se van consumiendo suavemente lo que ha recibido después de cuatro meses, por fin, un mes de compensación. Se relaja preocupado por el bronceado que mostrará  a sus secretarias cuando vuelva a la oficina.

O aquella pareja VIP observando sobre el paseo que parece una pasarela, una que ampliamente muestra sus bellezas a través del pliegue de su seda transparente, y el otro que con su chaqueta agarrada al dedo de su mano,  deja entrever su espalda y su pecho velloso a través de su camisa blanca abierta.

Resuenan las palabras de las noticias: “La Bolsa en una caída peligrosa, precipita a una reunión de gobierno…:”

“Querido – dice ella- ¿chequeado nuestras cuentas?”

Casi enojado, como si un mosquito lo hubiera picado, replica: “¡Pero no! En otoño, todo volverá a la normalidad. ¿Adónde cenaremos esta noche?”
O a aquel grupo de gente joven en ese auto que, luego de tres horas en una fila a paso de hombre bajo el sol a 50º , para su auto en una parrilla y en la entrada del bar se previenen de una niña con las ropas rotas que con su mano izquierda pide limosna.

Cuando regresan al auto, uno de ellos permanece impactado por los ojos azules y humildes de la niña mestiza. “Pero- dice él- cuántos de ellos hay,  por qué no permanecen en su país?”

“Este es el lugar adonde nosotros vamos de vacaciones –dice otro- entonces allá la vida es muy barata”

“Si” –replica el otro- a lo mejor están muriendo de hambre porque nosotros en el oeste les hemos robado los productos de supervivencia”.

El último quiere terminar la conversación: “Bueno muchachos, he estado tantos meses sumergido en el trabajo, y ahora quiero disfrutar unos pocos días de vacaciones sin preocupaciones …” “Pero – se pregunta aún el primero- si en lugar de venir diez mil, vinieran diez millones, ¿que pasaría?”

“Entonces – concluye el otro- si retornamos de las vacaciones y nos encontramos con la carta de despido, no seríamos como ellos también?

El silencio sobreviene durante varios kilómetros.

O el muchacho de Fukushima, que hablaba por skype con una chica de Kiev. Estaban buscando información sobre los efectos de la polución nuclear.

“¡Entonces! – dice él – están sin pelo pero tienen ojos muy hermosos”

“Si – responde ella – te veo un poco pálido, a lo mejor es por la luz. Sabes…mis padres se fueron del pueblo de Pripiat cuando yo estaba en el vientre de mi madre. Dijeron que teníamos que evacuarnos luego de algunos días porque se decía lo que había ocurrido. Yo nací sin pelo y tuve otros problemas, pero espero graduarme. Sueño con ser maestra y tener una hermosa familia”

“Bien, ciertamente – responde él – estaremos capacitados para sobrellevar todas las malas elecciones que nuestros abuelos han hecho. Ya lo resolveré, pero ahora debo descansar. ¿Hablamos mañana?”

“Ciertamente, te espero”

…Allá en lo alto, adonde ser recogen las edelweiss, un  viejo alpinista se sienta en una espiga, mira alrededor de los valles, y repite la misma frase que usualmente dice: “¡Estaba mejor cuando estaba peor! Arquea sus ojos y mira al final, hacia las cuatro casas a las que habíamos ido, rememorando la última guerra donde tantos jóvenes talentosos recibieron las órdenes de tirar unos contra otros, y luego la guerra nunca terminó.

¿No escuchamos el llanto de dolor del Alma del Mundo?
En este período histórico, la expiración del período terrestre, el hombre tendrá que alcanzar la Conciencia Planetaria. En su memoria atávica y su actual atención, debiera tener presente todos los dinamismos de manifestación de los reinos mineral, vegetal, animal y humano.

La vida de cada ser sensible, en plena armonía con los movimientos geofísicos, la abundancia de micro-organismos, el crecimiento de las plantas y su influencia en otros seres, la animosidad de los animales y su colaboración para complacer al hombre. Cada suspiro, cada llanto, cada sentimiento, aprendiendo de las leyes cósmicas, está en relación con los Hermanos del espacio, y la musicalidad de sus palabras y su trabajo pleno de amor fraterno, el cual está plenamente despierto de la función de cada uno, en conexión con el Universo viviente y omnipresente, gozoso del nacimiento de toda alma a una nueva vida y experiencia evolutiva, en plena comunicación con la Madre (Planeta) y con el Logos Solar, Padre y sostenedor de cada respiro creativo, en comunión con lo que fluye en la tierra, el aire, agua, fuego.

En vez, este grado que debemos lograr, para liberarnos a nosotros mismos de las cavernas del orgullo egoísta, la presuntuosa transgresión, no queriendo dirigir nuestra mirada a las luminarias ni a nuestra profunda alma, para decir: ¿Pero quién soy? ¿Hay algo alrededor mío? ¿Estoy alrededor de algo? ¿Qué gobierna todo esto?

Hemos preferido hacer como las avestruces y aceptar a unos locos indiferentes que inventaron: “Nada sucede por algo, todo es por casualidad”

Quizás nos ha gustado… ¿qué? ¡La locura!

Aquí y allá, en la superficie terrestre, hay hombres que reciben la orden de matar a otros hombres, laboratorios científicos e industrias que construyen más y más armas, para matar con balas, con explosivos, con gases, con armas de uranio empobrecido o fósforo, bombas nucleares (porque no hay suficientes para saltear el Sistema Solar), los químicos, bacterias para la exterminación masiva de la raza humana: laboratorios psiquiátricos produciendo restricciones a distancia, así estamos anestesiados e inducidos a la obediencia; laboratorios que construyen venenos para las comidas, preservativos, pesticidas, técnicos de super antenas que transmiten señales para restringir a las poblaciones o mover ciertos elementos de la naturaleza y activar huracanes o terremotos; todos empleados al pie de sus computadoras para el abierto o secreto control de las poblaciones;

Aviones y satélites tecnológicamente preparados con rayos láser para golpear o ejecutar observación en video para conocer todas las demás e inducirlos a hacer lo que quieran

Hay toda una serie de asesinos que trabajan detrás de las escenas de las poblaciones ingenuas y esclavas. Y así es que se encontrarán en la puerta al recolector de impuestos o de las fuerzas armadas que les dirá: “Usted debe”. “Pero por orden de quien?” –piensan- ¿Adónde hemos llegado?

Alguien ya ha dicho, la gran sociedad es la responsable de la polución de los elementos.

No se preocupen por el mundo que destruyen, sino por el dinero que puedan obtener.

Contaminar es un negocio rentable.

Si introdujeran el uso de las energías alternativas, las compañías de petróleo entrarían en bancarrota. Millones de litros de petróleo están destruyendo el océano y la vida que poblamos, entre lo que está el plancton, que provee el 60-90% de oxígeno de la Tierra y del cual depende el ecosistema marino, que es un componente esencial de las reservas de comida de nuestro planeta.

El plancton se está muriendo.

El veneno de descarga está matándonos lentamente con efectos que no son visibles.

También comercian con desechos tóxicos por todo el mundo, descargando toxinas mortales en los océanos y mares. Ganando millones de dólares al año…

La mayoría de los medios condicionando nuestras mentes. Se ha convertido en una ofensa criminal si defendemos nuestras razones, y por esa razón somos locos provocadores. Estamos dañados en el área biológica y genética. Desafortunadamente, nuestros niños están ya pagando las consecuencias.

Nunca hubiéramos dicho, algunos años atrás, que no podríamos respirar gratis o que tendríamos que comprar agua embotellada hasta que se acabe. Hemos sido privados de los derechos más y más comunes, y sacrosantos. Desafortunadamente, nuestra realidad es tan dramática que nadie quiere escuchar sobre ella.

Nadie apropiados se hace cargo de gobernar, porque este es inmediatamente rechazado y en muchos casos asesinado. ¿No es cierto?

Están aquellos que mueren de hambre, quienes nacen deformes por distorsiones genéticas causadas por toxicidad, que deviene insana debido al creciente stress…Pero quien está de vacaciones no puede pensar sobre estas cosas, este es el juego del Dormir. Cuando se despierten se verán envueltos en inmensas tragedias, ¿se tirarán de los cabellos?

Ni siquiera recordamos el error original cometido hace 100.000 años, cuando el planeta Mallona, luego de haber desobedecido y traicionado las Leyes de la Armonía Universal, pensaron en “hacer por sí mismos”, hacer y reconstruir una Naturaleza y un hombre “a su manera”, en síntesis: OGM (organismos genéticamente modificados)

¡Imposible! Hoy también otra vez…estamos de vuelta en ello.

Esto es lo que hemos construido la mayoría de los hombres terrestres: su aniquilación, retornar al primer grado.

El tan llamado Paraíso puede esperar, porque nos gusta el infierno.

¿Cuántas veces ha sido advertido el Gobierno Planetario a través de Eugenio?

Publicado en Epiritual, Internacional, News, Signos, Sociales y globales