HALLOWEEN

Halloween es una celebración de origen celta cuyo tema principal es la muerte, en sintonía con lo que sucede en la naturaleza. En invierno, la vida parece estar en silencio, todo parece estar en una extraña tranquilidad en comparación con el período de primavera y verano, mientras que en realidad la vida misma se renueva bajo tierra donde, entre otras cosas, descansan los muertos. De ahí la yuxtaposición del Samhain, que es el Año Nuevo celta combinado con el culto a los muertos.
Los celtas creían, por tanto, que en la víspera de cada año nuevo (para ellos el 31 de octubre), Samhain llamaba a todos los espíritus de los muertos, que vivían en una tierra de eterna juventud y felicidad llamada Tir nan Oge, y que las fuerzas de los espíritus podrían unirse con el mundo de los vivos, provocando así la disolución temporal de las leyes del tiempo y el espacio y haciendo que el más allá se fusione con el mundo de los vivos y permitiendo que los espíritus errantes deambulen sin ser molestados por la Tierra. Samhain fue, por tanto, una celebración ambigua que unió el miedo a la muerte y los espíritus, por un lado, y la alegría de las celebraciones de fin de año, por otro.
Durante la noche del 31 de octubre se realizaban tertulias en los bosques y en los cerros para la ceremonia de encendido de un Fuego Sagrado acompañado de sacrificios de animales. Ataviados con máscaras grotescas, utilizadas precisamente en ritos en los que se debe velar el rostro con su verdadera esencia, los celtas regresaban al pueblo, alumbrándose con faroles hechos de cebollas talladas en cuyo interior se colocaban las brasas del Fuego Sagrado. Tras estos ritos los celtas celebraban durante 3 días, disfrazándose con pieles de animales previamente sacrificados para asustar a los espíritus que fueron invocados en un primer momento, con el fin de exorcizar su miedo. En Irlanda, entonces, se extendió la costumbre de encender luces y antorchas fuera de las puertas de sus hogares para dar alimento y leche a las almas de los difuntos que, al ser recordados, visitarían a sus familias, para que pudieran refrescarse y decidir no jugarle una mala pasada a los vivos.
El reino de los muertos es un reino en el que las almas incorpóreas están en un lugar astral pneumático (cinturón de Van Allen), y para responder a la ley de causa y efecto, entran en una fase de «autoanálisis» en anticipación de la nueva reencarnación. . Muchas de estas almas se vuelven tentadoras de almas en la Tierra, y si se les llama de regreso con prácticas ocultas, son mejores en su tarea.
El daño es de ambos lados, tanto para aquellos que los recuerdan, que se arriesgan seriamente a invocar fuerzas negativas disfrazadas con máscaras de luz, como para las propias almas que están perturbadas y su camino evolutivo retrasado.
Las fuerzas condicionantes a las que nos referimos, existen y son fuerzas ocultas siniestras dentro de nuestra dimensión, alimentadas principalmente por los malos hábitos de nuestra sociedad y por otros factores no menos importantes (televisión, cine, música distónica, comunicación subliminal y etc …) que muchas veces se mueven, logrando manipular, tras un condicionamiento inicial, LOS PENSAMIENTOS. El proceso inevitable, por tanto, es que el hombre se somete a lo que él mismo alimenta, atrayendo sobre sí mismo la llegada de ESPÍRITUS LUCIFERIANOS, ARIMÁNICOS, ASURICOS, aferrándose al estado más íntimo del hombre, es decir, EL CUERPO ASTRAL. Estas entidades, por lo tanto, proponen la sumisión a instintos y prácticas no constructivas sino degenerativas.
Las generaciones más jóvenes son las más afectadas, que caen inexorablemente hacia el abismo del libertinaje y de la muerte !!!
Su CONCIENCIA pierde la LUZ, hasta el punto de no poder DISCERNIR EL BIEN DEL MAL, LO POSITIVO DEL NEGATIVO, convirtiéndose en vehículos y portadores de formas para inducir a la tentación a toda la sociedad.
Si bien son muchos los que reflexionan, por qué vivimos un proceso tan rápido de decadencia moral y espiritual, también es cierto que existe una pasividad de los pueblos por permanecer indiferentes y callar ante procesos similares.
Lo oculto
El deseo de entrar en contacto con lo oculto. No debe influenciaros la vibración, tendiente a procurar sensaciones destinadas a producir turbamientos psico-físicos. El arte sutil de la fuerza adversa apunta decididamente sobre la exaltación de las sensaciones emergentes del subconsciente y sobre el deseo de entrar en contacto con lo oculto, con lo incognoscible. ¡Estad alertas y atentos!
Las fuerzas negativas, y esto que os habíamos respetuosamente dicho, se sirven de material frecuentemente revestido de apariencia muy alienante y cargado de valores posesivos condicionantes. Para muchos que son fáciles de caer en estas redes sutiles que, precisa y astutamente, tejen para atrapar. El mal no es débil y la materia corrupta es la fuente de su fuerza. Pero recordad siempre: Nada puede controlar la Luz y nada puede controlar a quien es fortificado en el Espíritu y alimentado de la Sagaz Sapiencia del Supremo Amor Crístico. Recordad una vez más: Vuestro único Maestro es Jesús, conductor del Bien Verdadero.
Paz a todos.
Woodok
Eugenio Siragusa
Fuerzas condicionantes
Tened mucha sagacidad en el Discernimiento. Existen fuerzas ocultas que actúan, y a menudo, logran condicionar vuestros pensamientos. Os hemos informado ampliamente sobre este grave asunto. Estas fuerzas pueden ser controladas y ser incapaces de actuar si os predisponéis a una vibración Espiritual lo suficientemente alta y adecuada para impedir que estas fuerzas hayan tomado vuestro Astral. Os repetimos de estar muy atentos, porque es cierto que dicen de ser lo que en realidad no son, para luego proponerles condicionamientos o, peor aún, la sumisión a instintos y prácticas muy lejos de ser constructivas.
Estas fuerzas pueden ser eliminadas de nosotros si el Arrepentirse y las predisposición del Astral condicionado ocurren en un tiempo corto y con plena Conciencia.Os repetimos todavía lo que se os ha dicho: «un árbol bueno no puede dar frutos malos, un árbol malo no puede dar frutos buenos».
Estad a resguardo y tened cuidado en distinguir bien si no queréis ser presa de estas oscuras y bajas fuerzas.
Paz
El Consolador
Nicolosi,
14 de junio de 1978, 12,45 hs.
EVITAD LAS PRÁCTICAS MÁGICAS
¡Atentos, atentos, atentos, hijos e hijas, atentos! Evitad las prácticas mágicas y todo aquello que os propone de ofrecer el servicio de vuestros espíritus al delirante deseo de las fuerzas diabólicas.
No os prestéis a juegos peligrosos y debéis protegeros bien de aquéllos que os lo proponen.
Los emisarios del mal son numerosísimos y sus artes son sutiles y a menudo persuasivos. Ha sido dicho y escrito:»por sus frutos reconoceréis quien son».
Si os invitan al control mental, ¡escapad! Si os proponen prácticas hipnóticas y todo aquello que puede debilitar vuestra identidad espiritual, ¡escapad! Si os aconsejan de llamar a entidades desencarnadas, ¡no lo hagáis! ¡Estad atentos! El principe de este Mundo y sus partidarios, además de las drogas, poseen fuerzas maléficas mentales y psíquicas que son difíciles de controlar. Decid: ¡no! Si diréis sí, os encontraréis como un mosquito en la telaraña.
¡Yo os he advertido! Estad atentos y nutrid el Amor de Cristo que está en vosotros. Sólo este Bien os hará volver fuertes e incorruptibles.
Paz.
El Consolador
Nicolosi, 24 Febrero 1978
horas, 17,10
Eugenio Siragusa
para el CENTRO DE ESTUDIOS EUGENIO SIRAGUSA
MARIA PIA CAVALLO
Publicado en Sin categoría